Saltar al contenido
Trazando Ruta

Día 3: Najac – Cordes sur Ciel – Albi

Tercer día del roadtrip por Midi-Pyrénées

En nuestro segundo día del roadtrip por Midi-Pyrénées, nos levantamos pronto y seguimos visitando Najac ya que el día anterior sólo disfrutamos de su atardecer y de la fiesta popular que nos encontramos (¿no sabes de qué te hablo? Lee el segundo día del roadtrip por Midi-Pyrénées). Augurábamos un día relajado ya que nuestra ruta por Midi-Pyrénées llegaba a su fin. ¿Habrá sido así?

Najac, uno de mis preferidos

Castillo de Najac

Una de las cosas qué ver en Najac es su castillo. Levantado solemne en lo más alto de la montaña, el castillo de Najac es una fortificación que data del siglo XIII. Este monumento histórico fue obra de Alfonoso de Poitiers, hermano de Luis IX. Los templarios, después de su detención en 1307, fueron encerrados en una de las mazmorras del castillo.

Pueblos más bonitos de Francia, Najac
Castillo de Najac, Midi-Pyrénées

Desde lo alto del castillo, y después de una empinada subida, hay unas estupendas vistas tanto del pueblo como del entorno del Aveyron. No pudimos entrar dentro, puesto que abría un poco tarde y nuestra intención era irnos pronto, así que descendimos hasta el pueblo otra vez, y callejeamos en busca de rincones rurales cuquis y, como no podía ser de otra manera entra tanta naturaleza, perseguí algún pájaro que se dejara fotografiar.

Disfrutamos unos últimos momentos de la tranquilidad del pueblo y pusimos rumbo a otro lugar un tanto más ajetreado, Cordes-sur-Ciel.

Cordes-sur-Ciel

Cordes-sur-Ciel no es un pueblo medieval cualquiera, sino que fue el pueblo favorito de los franceses del 2014, después de una competida votación, que cada año organiza la cadena France 2 en su programa Le village préféré des Français.

Y no es de extrañar puesto que, una vez pisas sus adoquinadas calles, podrías ver a tu alrededor, como pasan y pasan siglos de historia; desde los cátaros hasta su arquitectura más gótica plasmada en sus fachadas.

Calles adoquinadas medievales de Cordes-Sur-Ciel, Francia
Calles adoquinadas medievales de Cordes-Sur-Ciel, Francia

Cómo llegar a Cordes-sur-Ciel

Cordes-sur-Ciel se encuentra al departamento de Tarn, muy cerquita de su capital, Albi y a tan sólo 90 Km de la gran ciudad de Toulouse.

Seguramente, habrás incluido Albi en tu roadtrip por Midi-Pyrénées, por lo que la manera más habitual de llegar a Cordes-sur-Ciel sea desde allí. Aún así, tienes otras opciones:

  • Desde / Hacia a ALBI: toma la carretera D600 y se encuentra a tan sólo 30 minutos, unos 25 Km.
  • Desde / Hacia TOULOUSE: toma la A68 y, a unos 85  Km y después de 1h 15 min, llegarás.
  • Deasde / Hacia NAJAC: por la D922, 26 Km, 35 minutos y algunas curvas.

Historia de Cordes-sur-Ciel

Cordes nació un Noviembre del 1222, cuando el conde de Toulouse, Ramón VII, la fundó para dar cobijo a toda la población que había sufrido la cruzada Albigense contra los cátaros y estaban desamparados por esos lares. Construyó la primera y más importante ciudad fortificada e hizo un reclamo por ese territorio que pronto experimentaría un crecimiento exponencial.

El bastión defensivo, junto con el excepcional emplazamiento, a 100 metros sobre el valle Cérou, hicieron de Cordes una imponente villa contra el ataque Inquisidor.

Pero no fue hasta finales del siglo XIII, que llegó la edad de oro de Cordes. La ciudad llegó a tener 5.000 habitantes en su momento más álgido, cinco veces más que su población actual, y todo eso fue gracias al trabajo y comercio de seda, pieles y cuero. Ante tanto esplendor, los nobles y los ricos comerciantes construyeron sus palacetes que, a día de hoy, las fachadas góticas que los conforman se han convertido en una de las cosas qué ver en Cordes-sur-Ciel.

Pero el esplendor no duró toda la vida. Las continuas guerras religiosas, epidemias como la peste y sobretodo, la construcción a finales del siglo XVII del canal du Midi dónde se cambiaron las principales rutas comerciales, alimentaron el declive de Cordes.

Pero como un ave fénix, siglos más tarde, resurgió. Y fue gracias a varios artistas; algunos de los cuáles encontraron en Cordes refugio durante la Segunda Guerra Mundial y, otros, años más tarde, inspiración. Esta gran influencia es lo que le da al centro histórico de la villa, a día de hoy, ese toque medievo con una pizca de bohemia.

De Cordes a Cordes-sur-ciel

Algo que nos perdimos nosotros en este roadtrip por Midi-Pyrénées a su paso por Cordes-sur-Ciel, fue la panorámica que le da nombre. El apellido “sur-Ciel” al nombre original “Cordes” es bastante reciente e intuitivo.

Panorámica (aquí, sin niebla) de Cordes-sur-Ciel, Francia
Panorámica (aquí, sin niebla) de Cordes-sur-Ciel, Francia

Si avistas la ciudad, sobretodo en otoño e invierno, desde un mirador en lo alto del pueblo, puedes ver como Cordes se sumerge en un mar de niebla dónde el pueblo queda tapado y, por encima de éste, sobresale la fortificación que parece elevarse hacia el cielo. La idea le vino a un artista, pero no fue hasta 1993 que se formalizó el bautizo con el nuevo nombre.

Cómo es caminar en el medievo

Cordes-sur-Ciel nos maravilló nada más bajar del coche y, viniendo de un tranquilo y apacible Najac, llegar a una aldea medieval tan llena de vida, nos dio un buen chute de energía.

Aparcamos el coche a la entrada del pueblo dónde sacamos un ticket a un parquímetro que nos costó 2 € y empezamos a recorrer la villa medieval. Prepara tus piernas porque las vas a necesitar. Que conste que yo te he avisado. 🙂

Siguiendo el camino adoquinado, cuál caballero entrando a Cordes, nos encontramos con una de las cuatro puertas que atraviesan la ciudad amurallada. Nada más entrar, una cuesta te da la bienvenida a Cordes-sur-Ciel. Pero vamos, que en este roadtrip por Midi-Pyrénées lo de las cuestas lo tenemos más que superado, así que enfilamos villa arriba sin poder dejar de parar a cada tienda de artesanía local que veíamos ni de explorar con la mirada ventanas y puertas de casas medievales con madera y fachadas de piedra.

Admiramos los restos de arquitectura gótica de las fachadas, y nos centramos en todo lo principal qué ver en Cordes-sur-Ciel aunque, a decir verdad, agudizamos los sentidos y dejamos que nuestras piernas y cuerpo se moviera dónde más le apeteciese, en busca de lugares recónditos y de vistas increíbles.

Calles Cordes-sur-Ciel
Callecitas cuquis de Cordes-sur-Ciel, Francia

Pasamos por la plaza del mercado cubierto, eje central de la villa medieval, la cuál está llena de mesas, escenarios y banderas medievales que cuelgan y que son símbolo de alguna festividad que se va a celebrar. Y además, contiene un icono cargado de historia, un pozo de 113 metros en el que más de un inquisidor fue arrojado.

Mercado cubierto medieval, Cordes-sur-Ciel, Francia
Mercado cubierto medieval, Cordes-sur-Ciel, Francia

No se puede dejar de admirar la Maison del Grand Veneur (s. XIV), con escenas de caza en relieve, y que reafirman la riqueza de la que gozó Cordes y, la Iglesia Saint-Michel (siglo XIII – XV).

Maison del Grand Veneur, Cordes-sur-Ciel, Francia
Maison del Grand Veneur, Cordes-sur-Ciel, Francia

Otra de las cosas qué hacer en Cordes-sur-Ciel, sin duda es salir de la ciudad amurallada y pasear por su alrededor; una caminata con vistas a la llanura de campos y cultivos franceses y, que puedes terminar, con una buena cerveza y así despedirte de la mejor manera de esta magnífica villa medieval.

Puerta medieval Jane s. XIII, Cordes-sur-Ciel, Francia
Puerta medieval Jane s. XIII, Cordes-sur-Ciel, Francia

Nuestra intención era llegar a comer a Albi, así que después de la refrescante cerveza, continuamos el roadtrip por Midi-Pyrénées hasta nuestro destino final antes de volver a cruzar la frontera.

Albi, última parada del roadtrip por Midi-Pyrénées

Llegamos a Albi llegada la hora de comer y, como aprendimos que en Francia se come pronto, antes de hacer el check-in a nuestro apartamento, decidimos parar por el centro. Nos costó la vida aparcar y muy poco comer (la pateada por Cordes-sur-Ciel, había surgido efecto y devoramos nuestros platos).

Alojamiento en Albi, Francia

Para este roadtrip por Midi-Pyrénées elegimos en su mayoría apartamentos para dormir (puedes verlos en el Presupuesto de viaje a Midi-Pyrénées). En Albi, nos alojamos en los apartamentos Albiappart. Estos se encuentran a 10 – 15 minutos del centro y, nos dieron un apartamento con un salón-cocina y, separadamente una habitación con cama doble y un baño. Más que acertado para nuestra corta estancia.

Reserva con Booking en Albiappart Booking.com

O mira otras opciones de hoteles con encanto en Albi.



Booking.com

Qué ver en Albi

Después del check-in y visto la hora que era y que algunos lugares interesantes ya estaban cerrados, decidimos dejar lo más grande qué ver en Albi para el día siguiente y nos centramos en callejear y recorrer la ciudad.

Recorrer el centro histórico

Una de las cosas que visitar en Albi es su centro histórico. Viniendo de todo el roadtrip por Midi-Pyrénées que habíamos hecho, recorrer las callejuelas del casco antiguo fue un mini punto final perfecto después de tanta dosis medieval. Ep! Pero que Albi no se queda corto, eh!

En el barrio que queda justo delante de la catedral de Sainte-Cécile parece que hayas entrado en otro pueblo medieval, y que te hayas separado, sólo por unos instantes, de la gran ciudad cultural de Albi. Casas medievales enladrilladas y adornadas con vivas flores y algunos palacetes renacentistas son lo que podrás ver dando un cómodo paseo por el casco histórico de Albi.

La casa más antigua de Albi, Francia
La casa más antigua de Albi, Francia

Buscándola o sin buscar, seguro que encuentras la casa más antigua de Albi, data del S.XII, y es sin duda una demostración de que el tiempo en esas fachadas parece haberse interrumpido.

Pasear a orillas del río Tarn

Cuando empieza a atardecer, bajar a orillas del río Tarn y dar un largo paseo mientras los últimos rayos de sol dibujan la silueta de Albi, es otra de las cosas que puedes hacer en la ciudad episcopal. Al lado de la entrada del palacio de la Berbie, hay unas escaleras que te llevan al margen del río, por el cuál puedes explorar hacia tu izquierda y, cuando te parezca, dar la vuelta y andar hasta el puente viejo, dónde podrás continuar, o encontrar unas escaleras para volver a subir a la ciudad.

Panorámica de Albi y del Tarn
Panorámica de Albi y del Tarn

Entre fresnos y alisnos terminamos nuestro día en la ciudad de Albi, no sin antes de camino a nuestro apartamento, parar a uno de los miradores de la ciudad para inmortalizar una bella panorámica de la villa en sus colores más cálidos.

En nuestro cuarto y último día del roadtrip por Midi-Pyrénées seguiríamos explorando la última ciudad medieval del viaje, Albi, antes de poner el punto y final definitivo.

  

 

Ruta por Midi-Pyrénées

📕 ¿Necesitas una guía de Midi-Pyrénées?

💻 ¿Te has perdido algún día del roadtrip por Midi-Pyrénées? Léelos aquí: Día 1, Día 2 y Día 4

🗺️ Consulta el itinerario completo de la ruta de 4 días por Midi-Pyrénées.

💰 ¿Cuánto cuesta un roadtrip de 4 días por Midi-Pyrénées?

🛫 Vuelos a Midi-Pyrénées, encentra el más barato con Skyscanner.

🏡 Alojamiento en Midi-Pyrénées, consulta a través de Booking.com

🏥 No te olvides de contratar un seguro médico para tu viaje! 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…