Saltar al contenido
Trazando Ruta

Qué ver en Lübeck en un día

que ver en lübeck en un día

Lübeck, una de las ciudades más poderosas y ricas de Europa, sede de la liga hanseática, impregnada de poder y arquitectura, y uno de los mejores lugares dónde hacer turismo en el norte de Alemania. Lo esencial y más destacado qué ver en Lübeck, te lo cuento en las siguientes líneas.

Visitar Lübeck

Ya te conté un poco sobre la liga hanseática en el artículo de Stade y Lüneburg, pero ¿qué papel jugó esta ciudad? Vamos a hacer un salto a la historia para contextualizar un poco y entender su importancia.

Lübeck, la madre hansa

Lübeck se estableció como confederación comercial (hansa) al siglo XII garantizando así una seguridad mercantil cuando no había nadie que salvaguardara el comercio.

Aún así, la liga hanseática per se no comenzó hasta un siglo más tarde, cuando Lübeck tuvo el poder del mar Báltico y negoció la exportación de lo que en esa época era el «oro blanco», la sal, con Hamburgo y abriéndose de esta manera hacia Europa.

Rápidamente muchas potencias quisieron formar parte de esta ruta y tratos comerciales, y Lübeck pasó a ser la sede principal, la que dirigía el cotarro, la ciudad dónde los «equipos» de la liga se reunían. Pero todo esto fue más allá y no sólo se obtuvo un poder comercial sino militar y político. Pero obviamente no llueve a gusto de todos, así que después de varias tensiones internas, la liga hanseática concluyó por allá al siglo XIX. Todavía hoy hay algunas ciudades que se consideran libres, ciudades hansa, como por ejemplo Hamburgo, Bremen y, como no, la misma Lübeck.

Qué ver en Lübeck, Alemania

El Holstentor

La primera cosa qué ver en Lübeck y que es el símbolo de esta ciudad y por dónde entrarás en ella es el Holstentor. Así, pronunciándolo con voz grave e imponente. Y así es como luce él y no hay mejor forma de darte la bienvenida a una ciudad medieval, así que ya puedes ir trasladando tu imaginación al siglo XV.

Lo conforman dos torres circulares de ladrillo vestidas por un tejado cónico de pizarra negra que parece un sombrero de gnomo encajado a la perfección. Las dos torres están unidas por este gablete tan característico de la arquitectura del norte de Alemania.

qué hacer en Lübeck
Vistas desde la St. Petri del Holstentor y los almacenes de sal.

En su interior el Holstentor alberga un museo, así que si quieres saber más sobre la historia de la ciudad, empezar por aquí, podría ser un buen lugar.

Horarios: Marzo a Diciembre, martes – domingo de 11-17h; Abril a Enero, lunes – domingo de 10-18h. Precio: 7 €

Salzspeicher

Justo al lado de la puerta de entrada a la ciudad de Lübeck, al margen del río Trave, se encuentran una serie de edificios dónde se almacenaba el tan codiciado «oro blanco». Ya fuese para exportar o como conservante alimenticio, la sal se transportaba a través del canal Alte Salzstrasse (o antiguo camino de sal) que unía la ciudad de Lüneburg, dónde ésta se extraía, con Lübeck.

visitar Lübeck en un día
Salzspeicher o antiguos almacenes de sal, Lübeck

Iglesia de San Pedro

Tienes varias iglesias qué ver en Lübeck pero, en la iglesia de San Petri, puedes subir a su torre mirador y gozar de unas vistas espectaculares de toda la ciudad y de su entorno.

Esta gótica iglesia que ya no sirve como tal sino como centro de arte y exhibiciones, tiene una torre con una plataforma que funciona como mirador y está a nada más y nada menos que a 50 metros de altura. Sin duda, una de las mejores vistas de Lübeck la encuentras desde lo alto de la iglesia San Pedro.

qué hacer en Lübeck
Iglesia de San Pedro (Petri), el mejor mirador de Lübeck.

Un mar de tejados rojizos y anaranjados, árboles, vistas sobre los canales que cruzan la ciudad y, como no, de los pináculos góticos de las otras iglesias que inundan el cielo de Lübeck.

qué ver en Lübeck
Vistazas del centro de Lübeck con la iglesia de Santa María y el ayuntamiento.

Horarios torre: Enero y Febrero de 10-18h; Marzo a Setiembre, de 09-20h; Octubre a Diciembre, de 10-19h Precio: 4 €

Catedral de Lübeck

Uno de los monumentos más viejos de Lübeck es su gótica catedral. Dónde antes de su construcción ocupaba su lugar una modesta iglesia de madera, la catedral de 3 naves góticas quedó totalmente destruida en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y se reconstruyó después de levantar, otra vez, la iglesia de Santa María.

visitar Lübeck en un día
Vistas de la catedral desde la torre de la iglesia de San Pedro, Lübeck

Dentro de la catedral, impresionan sus dimensiones y decoración; del púlpito, de la enorme cruz de 17 metros y la de del reloj astronómico.

Horarios: Abril a Setiembre, de 10-18h; Octubre, de 10-17h; Noviembre a Marzo, de 10-16h Precio aprox: Gratis

Iglesia de Santiago

Otra de las iglesias qué ver en Lübeck es la de Santiago. Más que ir en busca de ella, es mejor encontrársela dando un paseo por la ciudad y, para diferenciarla de las demás, fíjate en las esferas que hay en lo alto de la torre.

qué hacer en Lübeck
Iglesia de Santiago, Lübeck

No es que tenga una arquitectura abrumadora pero es la iglesia de los marineros y en su interior guarda un bote salvavidas del «Pamir», un barco que naufragó en 1957. No sufrió ningún daño en el bombardeo de la WWII, así que todo lo que ves es antiguo y original.

Horarios: martes – sábado de 10-16h; domingo de 10-13h. Precio: GRATIS

Antiguo hospital del Espíritu Santo de Lübeck (Heiligen-Geist)

Uno de los edificios sociales más antiguos de Europa, el hospital de Lübeck sí es una de las principales visitas de la ciudad. Construido al siglo XIII y en estilo gótico, estuvo en funcionamiento hasta los años 60 al menos, y sirvió tanto como hospital para tratar enfermos, como de refugio para pobres dónde éstos recibían comida y alojamiento.

qué hacer en Lübeck
Antiguo hospital (Heiligen gesit), Lübeck

En él puedes visitar la iglesia del antiguo hospital, decorada con murales y antiguas representaciones de pasajes bíblicos, así como también puedes echar un ojo a la reconstrucción de las antiguas habitaciones del hospital.

Horarios: martes – domingo de 10-17h; Invierno, de 10-16h. Precio: GRATIS

Castillo – monasterio de Lübeck (Burgkloster)

No te esperes un castillo como el de Schwerin o una fortaleza como la de Spiss, sino más bien espera encontrar su monasterio (s.XIII) y un museo. Pero no uno cualquiera. Si quieres saber más sobre la liga hanseática y el importante papel de Lübeck, el antiguo monasterio alberga hoy el museo Europäisches Hansemuseum.

qué hacer en Lübeck
Antiguo castillo-monasterio y puerta medieval de entrada a la ciudad (derecha), Lübeck

Al lado de la entrada al museo (monasterio) podrás ver uno de los antiguos accesos a la ciudad. Una puerta de ladrillo rojo del siglo XII que ha ido renovándose a lo largo de los años, hasta que finalmente se colocó la cúpula que la corona.

Horarios: Abril a Octubre, de 10-16h; Noviembre-Marzo, de 10-17h. Precio: 7 – 13 € (dependiendo si incluyes museo o no). Más info en su web.

Iglesia de Santa María

La iglesia de Santa María (Marienkirche) es una de las más impresionantes de Lübeck, sino la que más. Construida también con este ladrillo rojo tan característico, presume de ser una de las más altas de toda Alemania (con 125 metros va 8ª en el ranking, superada por algunas de Hamburgo, la Catedral de Colonia y la de Ulm). Fue construida al siglo XIII y usada como referente para otras iglesias góticas de ladrillo de todo el mar Báltico así como un símbolo de poder en la liga hanseática.

visitar lübeck
Interior de la iglesia de Santa María, Lübeck

Durante los bombardeos de los Aliados al 1942, parte de la iglesia quedó destruida y dos de las campanas de una torre cayeron y hoy las puedes ver en pedazos en el interior de la iglesia como recuerdo a ese trágico día. Ese día, también quedó destrozado uno de los tesoros de la ciudad: el reloj astronómico del siglo XVI que había. Ahora, lo reemplaza uno más moderno, con tonos azules y dorados, con dos esferas que muestran la posición de los planetas, las fases de la luna o los signos del zodiaco.

Horarios: Todo el año, de 10-16-18h; Precio: GRATIS

Ayuntamiento de Lübeck (Rathaus)

Seguramente uno de los ayuntamientos más bonitos de toda Alemania e imprescindible, al menos por fuera, si visitas Lübeck.

qué hacer en lubeck
Plaza del ayuntamiento (Rathaus), Lübeck

3 colores, 3 partes diferenciadas, cada cuál más bonita que la anterior. Si fotografiarlo todo entero ya me parece una estampa de contrastes, hacerlo individualmente, fijando el objetivo en los detalles, los colores… Me pareció toda una obra arquitectónica qué ver en Lübeck.

De ladrillo rojo y negro con unas torretas que parecen la empuñadura de una lanza de justa medieval, se encuentra el primer edificio, construido al siglo XIII, y el cuál tiene unos agujeros dicen para combatir el viento del mar Báltico.

Si lo observas desde la plaza central, verás colindante a él otro edificio de contraste, totalmente blanco, construido en el Renacimiento y que resalta, todavía más, con el último edificio del siglo XIV, el Langes Haus. Está hecho de un ladrillo negro y un decorado que fue añadido un siglo más tarde y que muestra diferentes motivos heráldicos de otros miembros de La Liga. Fue un lugar levantado para acoger fiestas y eventos, así que puedes imaginarte, en plena época dorada, el trajín que había en un sólo edificio.

Horarios: Visita guiada sólo en alemán si no ha cambiado. Lunes – viernes a las 11, 12 y 15h; sábados, domingos y festivos a las 12h. Precio: 4 €

Callejear por…

A parte de caminar todas las calles del centro de la ciudad, hay dos de ellas que contribuyen fuertemente a la historia de Lübeck y que deberías encajarlas en tu itinerario. La primera de ellas es la calle Mengestrasse, dónde verás algunas de las casas más famosas renacentistas de antiguos y ricos mercaderes y, la segunda de ellas, es la calle Glockengiesserstrasse, dónde podrás encontrar algunos de los patios y callejones más famosos, así como la casa de Günter Grass.

patios que ver en lubeck
Calle Glockengiesserstrasse , entrada a los patios de Glandorps, Lübeck

Patios interiores y callejones de Lübeck

Otra de las cosas qué hacer en Lübeck es cotillear los patios interiores de las casas de sus habitantes así como las callejuelas medievales que conducen a ellos.

Como si fuesen galerías, detrás de las grandes calles que cruzan Lübeck, hay toda una red sin conectar de callejones construidos entre casas para acoger el boom demográfico que tuvo la ciudad y los cuáles conducen a patios de casas que en su día fueron el hogar de artesanos y trabajadores.

Hay varios que tienen tal encanto que incluso hay un tour para visitarlos (pregunta en la oficina de turismo) pero, como era de esperar, algunas de ellas están sujetas a un horario, pues tener enjambres de turistas alimentado su cámara en tu casa, a todas horas, sería insostenible. Por lo tanto, si vas en busca de estos callejones y patios, deberás fijarte bien en el horario de su apertura que vas a encontrar en la entrada y sí, hace falta decirlo, respetar su espacio e intimidad.

patios que ver en lubeck
Patio Glandorps, Lübeck

Si no puedes verlos todos, simplemente deambula por aquellos en los que puedes pasar y ve descubriéndolos conforme visitas la ciudad. Algunos de los patios y callejones qué ver en Lübeck más cautivadores son los siguientes:

En rojo (son los más típicos):

  • Hartengrube 36 (el más pequeño de Lübeck): 3,5 metros de ancho, por 5 metros de alto.
  • Hellgrüner y Dunkelgrüner
  • Der Füchtingshof y Glandorps

En verde, otros callejones y patios que también puedes visitar:

  • Von Höveln Gang
  • Lüngreens Gang
  • Schwans Hof
  • Von Dornes Hof
  • Haasenhof
  • Grützmacherhof
  • Blohms Gang

Cómo llegar a Lübeck

Lübeck, al igual que Stade y Lüneburg, está muy bien conectado con Hamburgo en transporte ferroviario así pues, una buena manera de llegar a Lübeck si no quieres conducir tu propio coche es en tren.

Los horarios y precio del billete los puedes encontrar en la página de Deutsche Bahn (DB). Para que tengas un poco de orientación, en mi caso viajé en domingo y compré un billete de día (por tanto que incluye ida y vuelta) que me costó 28,30 € (precio 2018).

Viajar en domingo no es la mejor opción si quieres ver un poco más de ambiente en la ciudad (más restaurantes abiertos, más tiendas…) ahora bien, si quieres que sea más relajado, es un día perfecto para visitar Lübeck. Si vas a viajar en lunes, ten en cuenta que algunos lugares de interés cierran y no podrás entrar a visitarlos.

Si en vez de viajar en tren a Lübeck has decidido alquilar un coche para hacer un roadtrip por el norte de Alemania, puedes ver los precios de alquiler de coche en la página de Rentalcars.

Dónde dormir en Lübeck

Si visitar Lübeck en un día te parece que es poco tiempo (y si quieres entrar a museos y terminar de verlo en profundidad puede que lo sea), mi recomendación es que te quedes a dormir en la ciudad.

Visitar Lübeck en dos días también podría ser una buena opción,tanto si lo incluyes como parada nocturna del roadtrip o por si lo que quieres es quedarte más tiempo para visitar Travemünde (con su pintoresca playa). En cualquiera de los casos, aquí te dejo unas opciones de alojamiento en Lübeck por si decides pasar la noche ahí.

Booking.com

Recuerda que, si todavía no lo has usado, tienes 15 € de descuento en Booking siguiendo este enlace.

 Empieza a planificar tu ruta con alguna de las guías propuestas. 

Recuerda que: si no eres de Amazon Prime, puedes ¡ahorrarte los gastos de envío en todo el mundo con Book depository!

No olvides que si te ha gustado el artículo, puedes considerar adquirir algunas de las recomendaciones hechas a través de los enlaces de afiliado. Para ti no resulta ningún coste adicional y a mi me ayudas a seguir manteniendo viva la web. ¡Muchas gracias!

Si te ha gustado, guárdalo en Pinterest! 📌

qué hacer en Lübeck

¡NO TE VAYAS DE CASA SIN UN SEGURO DE VIAJE!

 Para qué te vas a equivocar tú si ya lo he hecho yo 
Suscríbete y convíertete en un EXPERTO viajero

recibe consejos y recursos para viajar más y mejor!

Invalid email address

error: Content is protected !!