Saltar al contenido
Trazando Ruta

Miedos y un primer viaje solas. 12 blogueras te lo cuentan.

viajar sola

Y llega otro Round Up post, pero en esta ocasión, en vez de llevarte a descubrir lugares secundarios y alternativos del mundo, 12 mujeres que se lanzaron a viajar solas te desvelaran cuáles fueron sus mayores miedos a la hora de emprender ese deseado viaje, como lo afrontaron y todo lo que recibieron emocionalmente después de dar el paso.

Sin duda un post muy motivador, con bellas historias personales que conseguirán que derrumbes algunas (sino todas) las piedras del gran muro que te separa de tu sueño viajero.

Muchas gracias a todas las colaboradoras y, chute de energía en 3, 2, 1…¡Go!

1. Rumbo Miami

primer viaje sola
Sunny Isles, Miami.

Viajar sola implica salir de tu zona de confort, para ir hacia una aventura desconocida pero absolutamente maravillosa y de hecho así fue en mi caso.

Mi primer viaje sola fue a los Estados Unidos, lo cual fue todo un reto para mí, ya que no dominaba el inglés y además no conocía a nadie a las ciudades que iba.

Pasé unos días maravillosos. Lógicamente no todo fue color de rosa: me perdí caminando por las calles de Miami, no supe como expresar lo que quería comer y me trajeron algo muy diferente a lo que esperaba… pero realmente fueron muchas más las cosas positivas.

En este viaje aprendí a pasar tiempo conmigo misma, a dejar atrás la pena y atreverme a hacer nuevas amistades, a cuidar de mi misma. Y lo más importante es que desde ese momento, me volví más independiente y ahora amo viajar sola, porque en realidad nunca estás sola, siempre encuentras alguien en el camino con quien compartir, como la chica rusa que me tomó esta foto. ¡Incluso me han llegado a invitar a sus hogares personas que he conocido en el camino!

¡Espero que estas líneas te animen a tomar la decisión, ya que es una experiencia increíble! Y si quieres empezar a viajar sola, te recomiendo leer este post para que planees tu viaje perfecto.

Mile – Viajera no mochilera

2. Europa, el viaje soñado

miedos viajar sola
Iverness, Escocia

Desde siempre soñé hacer un viaje por Europa y visitar todas esas ciudades que uno siempre escucha hablar; París, Londres, Viena… Sin embargo, como estudiante es complicado reunir todo ese dinero. Aun así, el día llegó. Tenía suficientes ahorros como para irme de viaje y solo faltaba encontrar con quién ir. Esta parte fue más complicada de lo que pensaba, porqué aunque en principio muchos dijeron que sí, a la hora de la verdad todos se echaron para atrás. Pero yo no podía rendirme, tenía el dinero, el tiempo y las ganas. Así que me armé de valor y decidí hacerlo yo sola.

A pesar de que nunca antes había viajado sola a ningún lado, hacer un viaje de dos meses por diferentes países europeos fue lo mejor que hice en mi vida. Ahora soy más independiente, aprendí que soy capaz de resolver cualquier situación difícil que se me presente y que hay más personas dispuestas a ayudar de lo que creemos. Finalmente, pienso que viajar sola te enseña lo vital de la vida y que todas deberían hacerlo al menos una vez en su vida. Sobre todo si te crees incapaz de viajar sola, porque descubrirás cuán equivocada estabas.

Andrea – La mochila al hombro

3. Chile, dos meses y una ONG

mujeres que viajan solas
Laura colaborando en una ONG, Chile

Mi primer viaje sola lo hice en diciembre del año 2013 cuando decidí viajar al Sur de Chile a la ciudad de Valdivia a realizar un intercambio social voluntario con una ONG internacional con la que llegué a trabajar. Ha sido la experiencia mas grata que he vivido, marcó una pauta de hambre de vida en mí y me saco completamente de mi zona de confort. 

El viaje duro dos meses, trabajé con niños de una comunidad vulnerable que se encontraban en riesgo social y que atravesaban por todo tipo de problemáticas sociales, económicas, culturales y personales. En el tiempo que me quedaba libre viajé lo que más pude en compañía de los demás extranjeros que hacían parte de mi equipo de trabajo y que, con el tiempo, se convirtieron en amigos, maestros y personas claves del proceso personal por el que atravesaba. No tuve ninguna barrera al inicio del viaje, no sentí miedo y en ningún momento dudé de hacerlo, la respuesta está en que la única manera de vivir lo que de corazón se desea, implica pasar de la palabra a la acción, aunque la acción nos presente un escenario desconocido y nuevo. Implica romper la burbuja de nuestra propia realidad para ver más allá de lo que se nos presenta en el día a día. Si no hay materialización, los sueños se vuelven intangibles.

Elegí Chile, y elegí hacer el intercambio sola, porque me considero una persona altruista, que internamente esta siempre deseando bienestar y amor para el mundo, entiéndase mundo por la vida en general, por todos los seres de todo los reinos que habitamos este planeta. Aparte, no conocía Chile, me habían hablado muy bien de ese país sureño, y la verdad fue que al final hubo una sincronía, entre mi objetivo de hacer algo por otros y de visitar tierras que mis pies no habían explorado. Lo quise hacer sola porque es allí en soledad donde hay silencio suficiente para escuchar el alma, es en la soledad donde el piso que siempre buscas tener bajo los pies se quiebra, y cuando no tienes en qué sostenerte sales a caminar y te abres a la vida. Viajar a veces en compañía, te mantiene de alguna manera en una zona de confort, lo cual no es malo, de hecho la mayoría de mis viajes he tenido la fortuna de hacerlos en compañía, pero viajar sola, te empodera, te muestra La Luz y la oscuridad, te ayuda a vencer miedos, te vuelve mas humilde, mas sabia y mas sensata.

Durante mi viaje a Chile, mi sensibilidad me puso a prueba. Dictaba clases en el Hogar al cual fuimos a trabajar en compañía de otros extranjeros, desde la mañana hasta finalizar la tarde. Al llegar a la casa donde nos alojábamos todos, sentía siempre deseos de llorar, se me quebró el corazón día a día por todo lo que evidenciaba acerca de la situación de aquellos niños. Maltrato, desnutrición, abuso, problemas de autoestima, autismo, pobreza, entre otros… eran factores que me hacían replantear mi visión de la vida, eran razones de cambio, eran impulsos al corazón para seguir moviéndose en la misma dirección con amor, compasión y alegría. Así que lloraba todas las tardes, pero la gratificación que sentía por poder llevar alegría a la vida de esos niños y una que otra enseñanza era superior a eso que por dentro me mataba. 

Laura Victoria Tellez, Viajes de un cronopio

4. Aventura por Perú

primer viaje sola
Lima, Perú

Tenía miedo de aventarme a viajar sola, con tantas malas noticias que se escucha. Pero decidí pensar desde otra perspectiva al hecho de viajar sola. No todo puede ser tan malo como dicen.

Sufría más en mi imaginación que en la realidad y no iba a dejar que el miedo me paralizase. Nunca había viajado sola y esa sería una oportunidad para vencer el miedo y proclamar mi independencia. Entonces, compré mi boleto de avión y entre los días que faltaban para viajar, sentía muchos nervios, pero eran unos nervios bonitos.

Hasta que el día llegó! Me despedí de mi familia, me sentí triste y sabía que los extrañaría, pero cada quién hace su propio camino, cada quién construye lo que desea para su vida, así que debía seguir adelante. Me fui con una mochila en la espalda lleno de lugares a los que soñaba ir. Me fui, y el mayor reto que enfrenté estando sola, fue conocerme, pensar mucho sobre lo que yo realmente quería para mi, relacionarme con gente nueva, resolver algunos inconvenientes de forma independiente, entre tantas otras cosas. Pude hacerlo y yo misma me quedé sorprendida de lo que era capaz de hacer. Ahora camino con más seguridad en la vida y con una mejor actitud ante todo.

Porque viajar sola es la mejor experiencia que he tenido, porque me ha permitido ver las cosas desde otro punto de vista y a no tener miedo de volver a hacerlo. Actualmente, decidí quedarme por un tiempo más en esta ciudad (Lima), me gusta aquí, conocí mucha gente buena, encontré trabajo y veamos a donde me lleva la vida para mi siguiente destino.

Grecia Garcia, Chica traveler

5. De Argentina a Colombia

primer viaje sola
San Gil, Colombia

Cuando hice este mini viaje sola no era mi primera vez en el universo de los viajes. Ya había ido a trabajar con amigas a un país con otra lengua, ya había estado de mochilera por Sudamérica con amigas, ya había viajado con personas que conocía hace menos de una semana. Es decir, yo de viajar sabía mucho, pero de hacerlo sola, poco.

En esta ocasión, estaba con mi novio en Colombia en un viaje que ya llevaba más de un año y medio, cuando sentí la necesidad de viajar a otro pueblo sola, donde no conociese a nadie. Buscar hostel, cenar, salir a caminar el nuevo destino, todo, sola.

Fueron sólo 5 días en San gil, una pequeña ciudad colonial de Colombia, donde los disfruté muchísimo. Tan acostumbrada estaba a hacer todo de a dos, que me reconfortó muchísimo constatar que podía hacer sola todo lo que siempre hacía en un viaje.

Me di cuenta que me sentía a gusto tomando decisiones importantes sin ayuda y que me desenvolvía bien. Incluso, caí en la cuenta, que todas esas veces que había viajado acompañada, la planificación general había estado en mis manos. Yo ya estaba preparada hace mucho para hacer un viaje sola, pero nunca me había surgido la necesidad de hacerlo, hasta ahora.

Los 5 días me supieron a poco, por eso ¡ya estoy planeando mi gran viaje sola para este año!

Macarena Torrente, De mochila y sin coordenadas

6. Cruzando el charco, ¡Londres!

primer viaje sola
Abbey road, Londres

Mi primer viaje sola surgió de improvisto. Un día mirando ofertas de vuelos por curiosidad, encontré un vuelo de Buenos Aires a Londres y lo compré casi sin dudarlo. Luego aparecieron las dudas… ¿Y si me siento sola? ¿Quién me va a tomar fotos? y más.

Pero hace rato venía conteniendo las ganas de viajar por no tener con quién hacerlo así que esa vez decidí viajar conmigo misma. Londres era un destino soñado que siempre había querido conocer. Durante 20 días recorrí Londres y otras ciudades de Europa sola, haciendo amigos, conociéndome a mi misma, manejando mis propios tiempos. Todo se dio muy natural y logré vencer los miedos y dudas que tuve antes del viaje. Londres es una ciudad ideal para un primer viaje sola por multiculturalidad y su gran cantidad de cosas para hacer.

Viajar sola es una experiencia única que todas deberíamos probar alguna vez. No solo salís de tu zona de confort sino que también conocés más gente que viajando en grupo, superás tus propias barreras y aprendés más sobre vos misma.

Si están pensando en viajar solas les digo: no esperen nada ni a nadie. Viajen. Viajen cuando quieran, cómo quieran y con quién quieran. Es normal tener miedo y dudas al viajar sola por primera vez pero lo importante es confiar en vos misma. Por eso el mejor consejo que te puedo dar es: Animate!

Ivana Nicole, Postcards from Ivi

7. Olá Portugal

primer viaje sola
Belem, Portugal. IG Rumbeando el globo.

Me lancé a una aventura sin pasaje de vuelta. Esas que te envuelven de miedos e inseguridades pero te empujan al mundo. Transformé mi maletín de abogada en mochila viajera. Despedí, abracé fuerte y me subí a un avión con una visa Working Holiday destino Portugal. En Lisboa, me esperaba una amiga, un alivio viajar acompañada.

Aunque eso no me bastó. No estaba rumbeando como me lo había imaginado y otra vez dije adiós, para saltar sola al mundo haciendo voluntariados. Cambié de cama y de caras con fluidez, hasta que quise asentarme en Oporto, norte portugués, pero el destino me llevó como voluntaria a un hostel en Braga. Además, empecé a trabajar en un bar. Me amoldé. Ya llevo 5 meses acá, pero hace unos días me escape a España a hacer Couchsurfing, sí eso de dormir en casa de un extraño.

A un costado de mi cuarto está la mochila, destartalada y vacía. En penumbras la abraza el miedo, que le habla de lo desconocido e inestable que puede ser cambiar otra vez. La convence de no salir sin un plan seguro, pero nosotras ya queremos irnos y esta vez a vivir un “choque cultural”. ¿Lo lograremos?

Griselda, Rumbeando el globo.

8. Bangkok, sin billete de vuelta

mujeres que viajan solas
Patricia por el sudeste asiático

Siempre quise mochilear por un tiempo largo pero, como hacerlo sola nunca estuvo en mis planes, el “buen momento” nunca llegaba. Un día, me dije a mí misma que de no viajar sola nunca lo haría, y eso me perseguiría toda mi vida. Leí blogs, historias y consejos… pero todas lo contaban como si fuese algo fácil y totalmente normal ¡y yo estaba cargada de miedos!

Dejé mi trabajo, cogí una mochila de diez kilos (y muchos miedos) y viajé a Bangkok sin billete de vuelta. Bangkok me asustó, era tan grande y yo estaba tan sola que, casi casi, tomé el primer avión de vuelta. ¡Me costó incluso cruzar una calle!

Sin embargo, poco a poco, entendí que los códigos se aprenden, los miedos se van silenciando y vas compartiendo tu viaje con gente. Me sorprendí del montón de mujeres que viajaban como yo…demostrándome que no estaba tan sola.

Ese primer viaje se extendió siete meses, de él ya han pasado más de 5 años en los que sigo viajando. Creo que ese es el mayor riesgo al que temer ¡y es que viajar sola consigue engancharte

Patricia, Dejarlo todo e irse.

9. Todo empezó en India

viajar sola
Kanyakumari, Sur de la India

Soñé durante años con hacer un gran viaje, pero no tenía con quién viajar y sola no me atrevía. Tenía muchos miedos. ¿Y si me enfermo? ¿Y si me roban? ¿Y si me aburro? ¿Y si…?

Hasta que un buen día me di cuenta de que había algo peor que todos mis miedos juntos: no cumplir mi sueño de dar la vuelta al mundo

Decidí empezar en la India porque tenía amigos allí. Pasé la primera semana con ellos y después continué mi aventura en solitario. 

El primer destino fue Kanyakumari, el pueblo que queda más al sur de la India. Resultó ser un destino turístico muy popular… entre los turistas locales. Yo era la única extranjera.

Iba caminando cuando pasé por delante de un grupo que estaba haciendo fotos. Una de las mujeres me hizo señas para que me acercara.

De repente me encontré en medio de una sesión fotográfica: yo con las 5 mujeres, yo con una pareja, después con otra, y otra. Todos querían fotos conmigo. Me sentí como una estrella de Hollywood. 

No hablábamos el mismo idioma, pero nos comunicamos y nos reímos juntos

Esa fue la primera de muchas ocasiones en las que sentí que lejos no significa peligroso, que diferente no significa extraño. Seguí viajando sola, y conocí mucha gente, hice amigos, enfermé y me curé, crecí. 

Hace 4 años de ese primer viaje, y sigo viajando sola. 

Laia, Learn with Laia

10. Bogotá, mi primer viaje sola

primer viaje sola
Bogotá, Colombia.

Mi primer viaje sola fue a Bogotá, de hecho, me sacaba de mi zona de confort porque usualmente viajaba dentro de mi país Panamá, y no había salido del país nunca. Creo que era mi mayor miedo, pero fui valiente; compré el boleto y me aventuré. Y aquí estoy contándote mi experiencia.

Bogotá en verdad no estaba dentro de mis planes, yo solamente quería salir del país y conocer otro lugar, otra comida, gente, cultura… Cambiar de ambiente por unos días. Los conocidos me decían que era peligroso y yo solamente estaba emocionada así que nada me iba a impedir ir a mi primer destino. También otra razón que hizo que viajará allá era porque me gusta correr y vi una competencia super cool y quería ir. Leí muchos blogs e información del lugar días antes para ir preparándome. Así que el día que me tocaba viajar iba muy contenta y con la mente lista para llenarme de experiencias.

Algo divertido es que como siempre… Casi me deja el avión y estaba en frente de la puerta. Como no sabía nada como funcionaba llamaron a mi grupo, y yo ahí sentada como si nada hasta que mencionaron mi nombre y bueno, el resto, es historia. 😄

Dorian, Me fui sola.

11. Sola, en las selvas del sur de Colombia

viajar sola
San Agustín, Colombia

No fue mi primer viaje sola porque, de hecho, ya no recuerdo bien cuándo empecé a hacerlo, pero lo considero especial por el lugar adonde iba, los miedos que tenía, y lo que encontré en realidad.

Fue en mi propio país, Colombia. En ese momento trabajaba en Bogotá y había escuchado de gente que se “atrevía” a visitar una zona llamada Putumayo, sur del país. Es una región que ha vivido con el estigma de “zona roja”, con presencia de guerrilla por décadas.

Para quienes no son colombianos: no, la violencia no es omnipresente en mi país. En realidad, el conflicto armado se ha dado en zonas distantes de las grandes ciudades, como la región amazónica que quería visitar. Pero escuchaba tantos comentarios positivos, que me decidí. ¿Por qué sola? La gente tiene sus propios miedos y, lo confieso, no tengo paciencia ni para esperar ni para insistir. Aprendí que mis sueños eran únicamente míos y por ello, me acostumbré a viajar sin acompañantes.

Compré el pasaje de bus y después de 16 horas que parecieron mil, bajé en ese lugar maravilloso. Increíblemente verde, con una espiritualidad indígena desconocida para mí. Aprendí a pedir permiso a la naturaleza para bañarme en las cascadas, a mascar cardamomo en las caminatas, a dormir con el arrullo del agua. De ahí subí hasta una zona arqueológica llamada San Agustín, Patrimonio de la Humanidad, para cerrar con broche de oro. De haber esperado que alguien se uniera… ¡seguiría desconociendo tanta belleza!

Paula, Vieja que viaja.

12. Cuba tuvo la culpa

Viajar sola fue un camino que se fue dando poco a poco. Mi primer viaje de mochila con una amiga a la Patagonia argentina fue, sin dudas, un puntapié inicial. Ahí conocí mucha gente de diferentes partes del mundo. Muchos viajaban solos y entendí que moverme atravesando el mapa era lo que quería. Al año siguiente planeé mi primer gran viaje a Europa y me subí por primera vez a un avión, sola. El primer minuto del año 2011 me encontró en el cielo y me emocioné. Ahí mismo empezó el empoderamiento y la libertad que me regala el viaje. Aunque fui y volví sola, en ese recorrido me encontré con amigos y amigas en varias ciudades, por lo que no lo considero el bautismo, sino parte del camino que mencionaba.

viajar sola
Reflejos de Cuba

Durante los años siguientes viajé con amigas, con pareja, con familia, por trabajo y por estudio. Hasta que un día la vida fue acomodando o desacomodando piezas y sentí la necesidad de salir a hacer algo distinto y conocer Cuba sin importar que nadie pueda venir conmigo. Reformulando a Cortázar, salí sin la idea de buscarme pero sabiendo que iba a encontrarme.

En ese viaje, además, el desafío de estar sola se acrecentaba ya que no había conexión a Internet en la isla y pagar servicio de teléfono era bastante caro. Por lo tanto, acordé con mi familia mandar algún mensaje de texto cuando llegara y alguno más si el crédito me lo permitía. Y así fue. Dos semanas conmigo misma y con un país que invita a sentir y a pensar. Leí a Cuba al derecho y al revés. Caminé cada baldosa del Malecón y recorrí callejones con sol y a oscuras. Me subí a bicis, autos y buses. Me hospedé en casas de familia y aprendí un montón. Recorrí lo más turístico y también las zonas más rurales. Fui a mi tiempo, a mi pulso, a mi ritmo. Me reí y lloré. Y disfruté un montón. Tanto que después vinieron Colombia, México, Egipto, Israel, Jordania, Turquía, Grecia, Bélgica, un repaso fugaz por París, Nueva Zelanda, Australia y la bella isla de Bali de la que volví hace unos días. Viajando sola aprendí a valorar el silencio, a escuchar, a cuidarme, a conocer de verdad, a relacionarme con los otros profundamente, a respetar los espacios, a amar la naturaleza, a explorar las culturas, creencias e historias, a caminar a mi propio paso.

No podría dar recetas. No me gusta la gente que dice que hay que viajar lento, o rápido, o por tu cuenta, o en tour. Cada uno hace su camino y, además, es hermoso ir probando, cambiando la forma, intentando. Siempre hacer cosas por primera vez. Lo que sí puedo sugerir, es que hagan la prueba de salir de viaje sin compañía. Lo más peligroso que puede pasar es que no quieran dejar de hacerlo.

Mariana, Palabra Nave

 ¿Te ha gustado el artículo? Déjanos un comentario y ¡comparte tu experiencia, miedos o inquietudes

If you like it, Pin it 📌

¿También quieres ser autor/a invitado en Trazando ruta?

✍🏻 Consulta cómo puedes escribir un Guest Post en Trazando ruta y lee los artículos de otros autores invitados.

🤝 Lee otras colaboraciones como los Round Up post que hay publicados en la web

🙋 Lee mis colaboraciones como autora invitada en otros blogs

 Para qué te vas a equivocar tú si ya lo he hecho yo 
Suscríbete y convíertete en un EXPERTO viajero

recibe consejos y recursos para viajar más y mejor!

Invalid email address

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Cristina, una servidora
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Sered, que es la empresa que provee el servicio de alojamiento web a trazandoruta.com, dentro de la UE. 
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Comentarios (2)

Simplemente apasionantes tus aventuras por el mundo. Bien es cierto que viajar sola tiene que ser una experiencia increíble pero a la vez muy dura.
Nosotros estamos bastante acostumbrados a viajar siempre en pareja y creemos que lo pasaríamos un poco mal, pero bueno, todo es acostumbrarse y descubrir nuevas experiencias y sentimientos en el viaje.

Muy buen post, un gran saludo desde el Blogdelosyuyis.com

Responder

Hola! desde luego que viajar sola te da otra perspectiva de las cosas y te enfrenta a ti misma en todos los sentidos! Yo voy combinando el viajar en pareja con el de viajar sola pero sí, como bien dices, al principio igual te cuesta pero luego te acostumbras!!
Muchas gracias por tu comment! 🙂 Un abrazo!!

Responder
error: Content is protected !!