Saltar al contenido
Trazando Ruta

Día 4: Albi – Lleida – Barcelona

Qué ver en Albi

Albi, última parada

En el día 3 de nuestro roadtrip por Midi-Pyrénées ya te conté cómo fue nuestra primera tarde: cómo descubrimos el centro histórico de Albi y cómo paseamos a orillas del Tarn. Pero al echársenos el día encima, dejamos lo más grande para el cuarto y último día. Así que en este post te cuento todo lo qué ver en Albi para que exprimas al máximo la bella capital del departamento de Tarn.

Qué ver en Albi

En un día, puedes recorrer todo Albi y ver lo más esencial con comodidad. Sólo hace falta que te organices un poco para que el día te cunda.

Miradores de Albi

Una de las cosas que deberías hacer en Albi, tanto de día como de noche, es sacarle una buena panorámica desde uno de los miradores que hay al lado del río. Te prometo que las vistas son fantásticas. Puedes coger desde diferentes ángulos tanto el puente viejo, como su catedral y el Palacio de la Berbie imponiéndose sobre el Tarn y todo el seguido de casitas a orillas del mismo. Una de las mejores estampas de la ciudad de Albi, sin duda.

Albi, con vistas a la Catedral y al Palacio de la Berbie
Albi, con vistas a la Catedral y al Palacio de la Berbie

Cruzar el puente viejo

Construido por el Vizconde de Trencavel “para beneficio común de la ciudad y de los albigenses”, este puente de 150 metros de largo, fue al 1040 todo un símbolo de prosperidad, ya que permitió unir los dos márgenes del río y facilitó el intercambio comercial. El puente original estaba hecho de piedra y no permitía el paso de carros ni, obviamente coches.

Puente viejo de Albi
Puente viejo de Albi, Francia

Siglos más tarde, el puente se reconstruyó y, las partes más antiguas que podrás ver en el puente datan del siglo XIII. Se instaló una torre de peaje. En la edad media, siglo XV, se construyeron un puente levadizo y casas en los pilares (similar al puente Vecchio de Florencia, Italia) para fortificar la estructura pero, después de la inundación de 1766, fueron demolidas.

Ya entrado el siglo XIX, el puente tuvo que adaptarse a la revolución industrial, y entre sus cambio más importantes fueron pasar de la piedra al ladrillo y ensancharse para permitir el paso de los coches.

Clasificado como monumento histórico, a día de hoy es uno de los puentes utilizados para el tráfico más antiguos de Francia y, por supuesto, una de las cosas qué ver en Albi.

Catedral de Sainte-Cécile

Tan pronto pondrás un pie en Albi, tu mirada buscará, sin tú quererlo, lo que más destaca, lo que sobresale por encima de la ciudad: la catedral de Santa Cecilia.

Catedral de Santa Cecilia, Albi
Catedral de Santa Cecilia, Albi

Cuando te acercas a ella, te parecerá tosca, ruda y no es casualidad. La catedral es una fortaleza que sirvió para demostrar a los herejes cátaros el poder de la Iglesia católica y tardaron en construirla 2 siglos: desde 1282 a 1480.

Catedral de Santa Cecilia, Albi
Catedral de Santa Cecilia, Albi

Aunque está hecha de ladrillo, el interior contrasta con el exterior. Dentro de la catedral destaca el enorme órgano (siglo XVIII) y el gran mural con la escena bíblica del Juicio final, (dicen que es el mayor del mundo) que probablemente fue pintado por artistas flamingos.

Pero lo que sin duda destaca, es la torre de casi 80 metros de alta que, a modo de faro, es capaz de guiar a todo aquél que acabe de llegar. Así pues, si has llegado a este post porqué no sabes qué ver en Albi, la catedral de Santa Cecilia es un buen punto de partida para empezar tu ruta por la ciudad episcopal.

Colegiata de Saint Salvi

Y, no muy lejos de la catedral, otra de las cosas qué ver en Albi es la colegiata de Saint Salvi. Éste fue de los primeros obispos de Albi, por allá el siglo VI, y aunque su tumba se perdió durante la revolución francesa, la colegiata de Saint Salvi sigue siendo su santuario y dónde se le rinde homenaje.

La colegiata muestra claros signos de las dos arquitecturas predominantes: el románico, con sus paredes de piedra y el gótico, con el uso del ladrillo.

Interior de la Colegiata de Saint Salvy
Interior de la Colegiata de Saint Salvy. Foto de Jean-Christophe Benoist/CC BY 3.0

Aunque en la revolución francesa quedó totalmente inutilizada (se usó como depósito de forraje) se recuperó su uso para el culto a principios del siglo XIX y, desde entonces, es uno de los elementos básicos de la ciudad episcopal de Albi.

Palacio de la Berbie

Y por último, pero no menos importante, otro elemento de la ciudad episcopal qué ver en Albi es el Palacio de la Berbie. Tal como su nombre indica, Berbie, obispo en occitano, es el palacio de los obispos.

De arquitectura militar, esta fortaleza, ratifica el poder del catolicismo en su lucha contra la herejía cátara. Fue edificado alrededor de 1250 bajo el episcopado de los obispos Durand de Beaucaire y Bernard de Combret y, hecha de ladrillo y, una de las mejores cosas qué ver en Albi se encuentra en su interior: los jardines del palacio.

Dónde ahora hay un bonito jardín, antes había la plaza de armas. Bajo un perfecto cuidado, los jardines del palacio de la Berbie son también un excelente mirador: de la misma catedral, del rió Tarn y de otro barrio del Albi justo enfrente, el barrio de la Madeleine.

Barrio de la Madeleine, Albi
Barrio de la Madeleine, Albi

Además, el Palacio de la Berbie, alberga uno de los museos más famosos, el museo de Toulouse-Lautrec.

Museo de Toulouse-Lautrec

En este museo se encuentra la colección más importante del artista albigense, Henri de Toulouse-Lautrec (conócelo más en la Wiki). Artista postimpresionista del siglo XIX, basó sus obras en representar la vida nocturna parisina de finales de siglo y seguro que algún que otro cartel suyo te suena. He aquí uno de los más famosos: La Goulue (Moulin Rouge).

Cartel Moulin Rouge Lautrec
Cartel Moulin Rouge Lautrec

Los 31 carteles famosos así como otras pinturas del artista están organizadas en secciones dentro del museo y, con esta visita, puedes acceder gratuitamente a los balcones del Palacio de la Berbie.

Mercado cubierto de Albi

Otra de las cosas, y seguro que esta te gusta mucho, lo sé casi 100%, qué ver en Albi es: su mercado cubierto. Dónde hay mercado, hay vida y, en Albi, no podría ser menos.

¡Dónde hay mercado, hay vida! 🧀 Clic para tuitear

A base de ladrillo y metal, nació al 1902 y, desde entonces puedes saborear la gastronomía y los productos frescos y de temporada franceses. Pero, si eres un amante del queso, el mercado de Albi es tu sitio!

¿Te acuerdas que en Rocamadour compramos un queso de cabra de la región? (Lo puedes recordar o leer aquí) Pues en Albi terminamos de cargar provisiones.

Entra al mercado, pasea, cómete algún dulce de alguna espléndida boulangerie y saborea el producto local.

Mercado cubierto de Albi.
Mercado cubierto de Albi. Foto de Krzysztof Golik/CC BY-SA 4.0

Esta fue nuestra forma de terminar esta ruta que, durante 4 días, nos llevó por los pueblos más bonitos de Midi-Pyrenées. Cómo nos apetecía mucho comernos un buen menú del Pirineo catalán, pusimos rumbo a Viella, que nos venía de camino a casa, Lleida, antes de poner rumbo a nuestra otra casa, Barcelona.

Alojamiento en Albi

Cómo ya te comenté, nosotros estuvimos en los apartamentos Albiappart. 

Reserva con Booking en Albiappart Booking.com

Pero si no te convence, puedes rebuscar entre las muchas opciones que te ofrece. La variedad en Albi de alojamientos es excelente.

Hoteles con encanto en Albi.



Booking.com

   

 

Ruta por Midi-Pyrénées

📕 ¿Necesitas una guía de Midi-Pyrénées?

💻 ¿Te has perdido algún día del roadtrip por Midi-Pyrénées? Léelos aquí: Día 1, Día 2 y Día 3

🗺️ Consulta el itinerario completo de la ruta de 4 días por Midi-Pyrénées.

💰 ¿Cuánto cuesta un roadtrip de 4 días por Midi-Pyrénées?

🛫 Vuelos a Midi-Pyrénées, encentra el más barato con Skyscanner.

🏡 Alojamiento en Midi-Pyrénées, consulta a través de Booking.com

🏥 No te olvides de contratar un seguro médico para tu viaje! 

 
error: Content is protected !!